El sedentarismo, la obesidad y estrés, son algunos de los factores de riesgo más importantes del infarto, lo cuales son favorecidos cada vez más por el consumismo.  La tecnología se ha vuelto más atractiva para muchos, que salir a correr o a jugar fútbol,  y las múltiples ocupaciones nos llevan a delicados estados de ansiedad.

Un infarto se produce cuando el corazón deja de recibir riego sanguíneo, debido a una obstrucción aguda en la circulación del mismo, así lo menciona Alejandro Posada, cardiólogo de nuestro Centro Cardiovascular, quien además menciona que para entender mejor esta patología, podemos imaginar la tubería de agua que llega a nuestras casas, si la misma se llagara a tapar, no tendríamos suministro de agua.

La Organización Mundial de la Salud  menciona que el infarto se produce por una combinación de factores, entre ellos el tabaquismo, una dieta malsana, la obesidad, el consumo no controlado de alcohol y el sedentarismo, todos estos clasificados como factores modificables o que puedes prevenir. También debes tener presente que existen los no modificables, entre los cuales se debe mencionar  la edad y los factores hereditarios.

Según la OMS, el 80% de los infartos son prevenibles, por lo cual te invitamos a tener en cuenta estas recomendaciones  que harán más fuerte tu corazón:

-Actuar rápido y recibir una atención oportuna es fundamental para tratar esta enfermedad. Es importante que conozcas los principales síntomas, que van más allá del dolor en el pecho. Algunas personas pueden sentir ardor o molestia opresiva en el pecho, que se irradia a los hombros, el cuello, la mandíbula, entre otros; también se puede presentar mareo, sudor sin causa, sensación de cansancio, dificultad para respirar y alteración en los latidos normales del corazón.

-¿Realizas mínimo 30 minutos de ejercicio, cinco días a la semana?  Sino lo haces, puedes ser considerado como una persona sedentaria y tener mayores probabilidades de sufrir un infarto.

-El consumo de agua es importante para prevenir cualquier enfermedad, en este caso también se considera una forma de prevención.

-Nos imaginamos que ya has escuchado de la importancia de reducir el consumo de sal y de grasas, es ésta la oportunidad para recordártelo.

-¿Has notado que la mayoría de tus preocupaciones son por cosas que no han pasado o que ya pasaron? Por eso nuestra recomendación para reducir el estrés es: Vive y disfruta el momento.

El Dr. Alejandro Posada concluye sus recomendaciones, calificando el ejercicio como el medicamento  más fabuloso y económico. Te invitamos a ver la entrevista completa realizada a nuestro cardiólogo.